Green Food, Recetas

Yogurt Vegano, un básico en la cocina

yogurt vegano

Uno de los básicos en mi refrigerador es el yogurt vegano, generalmente lo hago de algún fruto seco. Me sirve como base para hacer muchas preparaciones adicionales como aderezos y “cremas” de verduras. Es super fácil de preparar y pueden comerlo todos los integrantes de la familia, así es, desde los bebés de 6 meses que inician con alimentación complementaria. (recomiendo que, en este caso, preparen la versión NO fermentada).

Te comparto la receta para que nunca falte un frasco de yogurt en tu refrigerador. Parecen muchos pasos pero de verdad que es facilísimo.

INGREDIENTES

Para el yogurt:

– 2 tazas de nuez de la india o almendras

– agua natural (la necesaria)

– gotas de limón

Para la fermentación:

– 1 cucharada de vinagre de manzana orgánico crudo y con la madre

Utensilios

– frasco de cristal con tapa (que sea de boca ancha)

– un pedazo de manta de cielo, que te alcance para cubrir la boca del frasco

– liga

– cuchara o pala de plástico/madera

– trapo de cocina

 

PREPARACIÓN

Usaré como ejemplo las almendras, la nuez de la india se hace casi igualito. Abajo te explico paso a paso.

Paso 1

Remoja las almendras al menos 12 horas para que se suavicen lo suficiente. Una vez transcurrido el tiempo de remojo, tira el agua y enjuagalas muy bien.

Paso 2

Pela las almendras. Si usaste nuez de la india no hay que pelar nada.

-En el caso del yogurt, es indispensable pelar las almendras para obtener la consistencia y el color deseado.

Paso 3

Agrega las almendras a una licuadora y mézclalas un poco. Con la licuadora prendida a baja potencia, agrega poco a poco el agua. Con ayuda de una espátula o miserable, baja los restos que se quedan en el vaso de tu licuadora y continúa mezclando y agregando agua.

*La cantidad de agua que uses, dependerá de la consistencia que quieras para tu yogurt, ya sea muy cremoso o más líquido.

*También puedes usar una procesadora para la receta.,

Paso 4

Una vez que obtengas la consistencia deseada, vacía el yogurt en un frasco de vidrio.

* Si no lo quieres fermentar, agrégale 5 gotas de jugo de limón y mezcla muy bien.

Tapa el frasco y refrigera. Puede durar hasta 1 semana en refrigeración.

HASTA AQUÍ, YA TIENES TU YOGURT BÁSICO.

*Continúa con los pasos siguientes si quieres fermentar.

 

FERMENTACIÓN

Paso 1

Agrega 1 cucharada de vinagre de manzana a tu mezcla de yogurt, mezcla muy bien con una cuchara de plástico o madera.

* Evita utilizar utensilios o cucharas de metal para revolverlo.

Paso 2

Tapa la boca del frasco con una manta de cielo o alguna tela que le permita la entrada de aire, ajústala con una liga.

Paso 3

Envuelve el frasco con un trapo de cocina y colócalo en un lugar donde la temperatura esté caliente, por ejemplo, cerca del piloto de la estufa o a un lado del refrigerador. Deja tu frasco en ese lugar durante toda la noche, al menos durante 9 horas.

*Puedes notar que tu yogurt está listo ya que se forman burbujas en el interior y su olor es a fermento.

*Cuida de no colocarlo en un lugar donde le llegue la luz del sol directamente.

Paso 4

Una vez transcurridas las 9 horas (o más tiempo), agrega unas 5-6 gotas de limón a tu yogurt. Mezcla muy bien, tapa tu frasco y refrigera.

*Recuerda mezclar con utensilios de plástico o madera.

*Una vez fermentado, puede durar hasta 20-30 días en refrigeración.

 

Y a todo esto, ¿qué diferencia hay entre el yogurt fermentado y el básico?

Los beneficios que te aporta un alimento fermentado son muchos, básicamente, cuando agregas vinagre de manzana, que es una bebida fermentada, estás agregando probióticos. Recordemos que los probióticos son bacterias buenas y saludables que restauran el microbiota (flora intestinal). Además, los nutrientes están pre digeridos, por lo que aumenta su absorción, entre muchos beneficios más.

 

¡Ah! Por cierto, puedes usar esta misma receta con carne de coco y usar agua de coco en lugar de agua natural.

Utiliza el yogurt para todas aquellas preparaciones o platillos en los que usarías el yogurt de leche de vaca, como base para tus aderezos, “cremas” de verduras, salsas para pastas, acompañado de fruta y granola, licuado con tu fruta favorita o como prefieras.

 

Que lo disfrutes mucho.

Acerca de Tanya De la Rosa

Mi nombre es Tanya y soy health coach dedicada a ayudar a mujeres a mejorar sus hábitos de vida. Me encanta estudiar y aprender nuevas cosas todo el tiempo, llevo una alimentación basada en plantas desde hace 5 años y estoy convencida que al mejorar tus hábitos alimenticios, mejoras toda tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *