Mama Love, Self Love

Más confianza, menos miedo

sueños

¡Hola chicas! Constantemente recibo mensajes o escucho a mis clientas contarme sus sueños de vida y que por alguna razón no han realizado. También las escucho hablarme de esas decisiones que llevan años posponiendo o esos planes que tienen desde pequeñas pero que aún no llevan a cabo. ¿Y por qué pasa esto?, en la mayoría de los casos por miedo, un miedo que disfrazamos de mil excusas.

Y no podría sentirme más identificada ya que en mi caso (y en el de muchas más), el miedo es algo muy común que está siempre ahí esperando a que le abras la puerta para instalarse en lo más profundo de tu ser y ocupar cada vez más y más espacio.

 

Creo que una de las ocasiones en las que más miedo he sentido, fue cuando tomé la decisión de renunciar a mi trabajo y emprender, me invadieron una serie de pensamientos como: “a los demás les va bien, menos a mí”, “¿seré capaz de lograrlo?”, “no es el momento, más adelante será”, “y si no funciona”, “¡no no!, yo no puedo” y demás ideas de auto sabotaje que disfrazaban el terror que tenía de dar el siguiente paso (¿te suena alguna de estas excusas?).

En realidad, lo difícil para mí fue darme cuenta de que tenía un miedo enorme a ser exitosa, a tener abundancia en mi vida, a crear proyectos propios y que mi verdadero freno era que no confiaba en mí y el miedo (nada tonto) se aprovechaba de eso y me paralizaba.

Poco a poco lo fui trabajando y me di cuenta que esta falta de confianza provenía de miedos que tenía grabados con tinta indeleble ya fuera por ciertas circunstancias que había vivido de pequeña o por ideas que fui escuchando y haciendo mías, pero que no me generaban satisfacción y de las cuales me he ido liberando poco a poco.

Por supuesto que el primer paso es reconocer que es lo que te está causando este miedo que no te deja avanzar, que no te permite comenzar o continuar con el logro de tus metas e identificar como se manifiesta en ti. Puedes hacer una lista de todas esas excusas que se te vienen a la cabeza cuando comienzas a planear algo y así hacer consciencia de donde es que vienen estas ideas.

 

Aprovechando que estamos hablando de miedos y de cómo nos alejan de nuestros sueños, te cuento que yo llevaba meses (si no es que más de un año) “planeando” este proyecto y fue cuando más miedo sentí que me decidí a dejar de procrastinar y de poner mil excusas y por fin tomar acción.

A veces, damos el primer paso porque ya no nos queda de otra más que avanzar.

Recién me acababa de enterar que estaba embarazada de Romina y fue una noticia que nos tomó por sorpresa, a pesar de que siempre tuve el sueño y deseo de ser madre, lo tenía contemplado para un poquito más adelante. La verdad es que al principio me sentí aterrada, el miedo a hacerme responsable por otra vida que no era la mía debo confesar que me tenía un poquito paralizada.

En fin, yo tenía otros planes y la vida me puso a prueba, por unos días me hice chiquita.

 

Mientras avanzaba mi embarazo algo en mi comenzó a cambiar a una velocidad impresionante. De unos años para acá tengo un grandísimo respeto hacia mi cuerpo y su gran capacidad de sanarse, transformarse y protegerse, siempre lo digo y lo repito, nuestro cuerpo es un hermoso templo y funciona a la perfección si nosotros lo tratamos bien, lo amamos y lo honramos. Y con mi embarazo, si aún me faltaba ganar un poco más de confianza en mí y liberarme de ese miedo de no creerme capaz de lograr “equis cosa”, pues en ese momento estalló la bomba.

Reconocí que tenía miedo y este se generaba por esa incertidumbre de no saber que me deparaba la maternidad, por el reto que representaba hacerme responsable de otra personita y sobre todo me sentía paralizada por no poder controlarlo todo (cosa que es imposible pero que en ese momento me desequilibro por completo).

Fue entonces que decidí confiar en el proceso y me empoderé muchísimo al ver la gran capacidad de mi cuerpo de crear vida, de ser el hogar de otro humanito, de ser tan fuerte, poderoso y adaptable a la vez. Saberme capaz de crear un ser tan hermoso y perfecto no hizo más que empoderarme al máximo y hacerme sentir la mujer maravilla. Fue en ese momento que mis miedos se desvanecieron y decidí comenzar con este proyecto, porque confié.

Más confianza y menos miedo

Se trata de empoderarte como mujer y saberte capaz de lograr todo lo que deseas. Y justo así me paso a mí, reconocí mis miedos, me reconcilié con ellos, los acepté, los abracé y luego los transformé en positivo. Comencé a CONFIAR en el proceso de la vida y a realmente escuchar a mi intuición. ¿Ya saben?, esa vocecita que siempre te está hablando pero que tu no le haces caso o que simplemente no escuchas porque estás distraída en otras cosas.

Así que para mí la clave para vencer tus miedos es confiar y así poder luchar por eso que te hace suspirar, que te hace sentir viva y con ganas de trabajar todos los días para estar un pasito más cerca de lograrlo. Cuando haces las cosas de corazón, todo fluye en tiempo y perfecta armonía.

Desde el momento en que lo decides, el Universo ya te concedió el cumplimiento de esos sueños, hace falta darte cuenta y comenzar a materializarlo.

¿Cuál es tu miedo más profundo y como comenzaste a confiar en ti? Cuéntame…

Besos

Tanya

Acerca de Tanya De la Rosa

Mi nombre es Tanya y soy health coach dedicada a ayudar a mujeres a mejorar sus hábitos de vida. Me encanta estudiar y aprender nuevas cosas todo el tiempo, llevo una alimentación basada en plantas desde hace 5 años y estoy convencida que al mejorar tus hábitos alimenticios, mejoras toda tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *