Crianza, Mama Love, Postparto

Beneficios del colecho

colecho

Desde hace miles de años que se practica el colecho, bebés durmiendo junto a sus padres, esa era la manera natural de proteger a sus pequeños de cualquier peligro, de mantenerlos calientitos y por supuesto, era mucho más fácil alimentarlos en la noche. Dormir en familia sigue siendo lo más normal y natural en algunas culturas de diferentes partes del mundo. Lamentablemente es una costumbre que se fue perdiendo en algunos países Occidentales, la buena noticia es que poco a poco va retomándose como una práctica natural de crianza respetuosa.

Cuando hablo de colecho, aún muchas personas se me quedan viendo con cara de what porque no conocen el término. Incluso yo no lo conocí hasta después de varios meses de embarazo, me hablaron de él en el curso prenatal y la verdad es que no presté mucha atención en ese momento, tenía otras cosas en la cabeza antes que pensar si Romina compartiría la cama con nosotros. Además, ya nos habían regalado una cunita para ponerla al lado de nuestra cama así que no le presté mucha atención al tema.

 

Romina durmió el primer día en su cunita y a partir del segundo decidimos que se quedaría con nosotros en la cama, cosa que aligeró muchísimo la lactancia por las noches ya que despertaba casi cada hora a comer y el cansancio era extremo. Fue la mejor decisión ya que al despertar inmediatamente le daba de comer y así se volvía a dormir más rápido. Además, mi intuición de mamá me decía que tenerla cerquita durante la noche era lo mejor.

Definitivamente hacer colecho se ha vuelto lo más natural para nosotros y ahora que lo pienso me parece mucho más lógico que un bebé recién nacido duerma con sus padres y sobre todo que sienta el calorcito de mamá y la seguridad de tenerla cerca.

 

Imagínate que un bebé aún no entiende muy bien lo que está pasando, no puede comunicar claramente lo que necesita y siendo tan pequeñito e indefenso lo mandas a dormir a un cuarto alejado de ti y a una cama donde estará solo. Estuvo acompañado por ti durante 9 largos meses, hay que hacer el proceso de adaptación un poco más amigable y cálido. Así como durante el día es buenísimo portear a tu bebé, digamos que está es la versión nocturna del porteo.

 

Entonces, colecho se refiere a que el bebé duerma en la misma cama que sus padres en sus primeros meses o años de vida, el tiempo lo decides tú. Dormir en familia va mucho más allá de simplemente compartir la cama, te cuento los beneficios.

Beneficios para el bebé:

  • Mejor ganancia de peso.
  • Crecimiento a su máximo potencial (física, emocional e intelectualmente).
  • El contacto piel con piel durante la noche (y el día) favorece su desarrollo.
  • Estar juntos en la cama hace que haya más probabilidades de que tome pecho por más tiempo, de esta forma come lo suficiente para obtener la leche que es rica en grasa (que sale al final de las tomas en los primeros meses), super nutritiva, maravillosa para su desarrollo físico y que además favorece el crecimiento sano del cerebro.
  • Favorece la lactancia a libre demanda ya que se vuelve más fácil y rápido ofrecerle lechita a tu bebé en la noche. Además, que vuelve a conciliar el sueño mucho más rápido.
  • Hace que tu bebé genere más confianza y seguridad, el sentirte cerca le asegura que estarás para él cuando te necesite y cuando despierte a mitad de la noche no sentirá miedo. Por lo tanto, son bebés más tranquilos.
  • Ayuda a que duerman mejor, con mayor facilidad y que la hora de ir a la cama sea más placentera.
  • Lloran menos.
  • La cercanía con mamá y/o papá hace que se regule su temperatura, además, se estabiliza el ritmo cardiaco y la respiración.

 

Recuerda que la crianza de tus hijos no se detiene, por la noche continúa y el colecho es una maravillosa forma de seguir con el proceso. Por las noches tu bebé también tiene necesidades y de igual forma que en el día, necesita sentir la confianza de que sus padres están ahí para él. Se recomienda que se comparta la cama al menos los primeros 6 meses de vida, también puedes usar una cuna de colecho, cuna nido (baby nest), o al menos procura que tu bebé esté en la misma habitación que tú.

 

Beneficios para mamá y/o papá:

  • No tienes que pararte de la cama para amamantar, es mucho más cómodo y generalmente esto hace que la lactancia se alargue. (Y créanme, para una mamá es un super ahorro de energía no tener que estar levantándose a cada rato, aunque la cuna del bebé esté a un paso de distancia.)
  • Puedes tener mayor descanso, un sueño más profundo y reparador
  • Se fortalece el vínculo afectivo con tu bebé.

 

No te preocupes por cómo vas a lograr que después quiera dormir solo en su cuna y en una habitación separada, eventualmente eso sucederá. Tampoco es una forma de malcriar a tu bebé o de consentirlo de más, es lo natural, como debería ser.

De hecho, según el doctor William Sears, al permitirle a tu bebé compartir cama contigo, estás inculcándole buenos hábitos. Él explica que los bebé tienen necesidades también por las noches, al tenerlo cerca y satisfacer esas necesidades el bebé sabe que puede confiar en ti y esto genera en él mucha seguridad y hace que al largo plazo sean niños independientes, niños que se adaptan mejor a las circunstancias de la vida.

 

Algunos estudios han demostrado los beneficios a largo plazo en los niños que compartieron la cama con sus padres en sus primeros meses de vida:

  • Mayor autoestima
  • Menos propensos a sufrir de ansiedad
  • Se sienten mucho más satisfechos en la vida
  • Mayor seguridad en sí mismos

 

¿Y si mi bebé se cae de la cama? Pueden poner el colchón directamente en el piso.

¿Y si aplasto a mi bebé? Pueden comprar una cuna de colecho que se pega a tu cama como una extensión o también están las cunas nido (baby nest, DockATot). Vas a tener a tu bebé bien cerquita de ti, es una super opción y puedes colocar a tu bebé entre la pared o alguna barrera que sea segura y tú, en lugar de ponerlo en el centro de la cama. Considera bien esta decisión, nosotros tenemos una cama queen size y cabemos perfectamente bien, puedes ahorrarte un gastito innecesario.

colecho

Otras recomendaciones:

  • Asegúrate tener un colchón firme, que tu bebé no se hunda.
  • Si alguno de los papás fuma dentro de la habitación, es preferible que el bebé duerma separado, en la cunita de colecho o incluso en otra habitación.
  • No tapes a tu bebé con la misma colcha que ustedes, si es necesario, es preferible abrigarlo bien con su propia ropita.

 

Mi recomendación es que le des una oportunidad al colecho, no lo descartes sin antes probar esta manera de dormir con tu bebé. Una vez que lo hagas, si sientes que dormir todos juntos en la misma cama está bien y te hace feliz, entonces esa es la mejor decisión para ti. Toma las precauciones que necesites, relájate y disfruta.

Para mí no hay nada más bello que despertar y ver a mi hermosa hija dándome los buenos días con una sonrisota.

Que tengan lindos sueños en familia.

Besos, Tan

 

Fuente
The Kind Mama, Alicia Silverstone
UNICEF UK Baby Friendly Initiative with the Foundation for the Study of Infant Deaths

Acerca de Tanya De la Rosa

Mi nombre es Tanya y soy health coach dedicada a ayudar a mujeres a mejorar sus hábitos de vida. Me encanta estudiar y aprender nuevas cosas todo el tiempo, llevo una alimentación basada en plantas desde hace 5 años y estoy convencida que al mejorar tus hábitos alimenticios, mejoras toda tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *