Mama Love, Self Love

La importancia del autocuidado en la maternidad

¡Pido paz!, necesito un descanso y hacer tiempo para dedicarlo al 100% a mí. ¿Les suena?, ¿se han sentido así?.

Les confieso que para mi no ha sido nada fácil encontrar el bendito balance entre mamá/autocuidado/pareja/trabajo/vida social/ etc etc. Ha sido todo un reto volver a encontrar esos espacios para dedicarlos a hacer cosas solo para mí. Eso que sé que disfruto hacer, que me trae paz y a la vez me llena de energía y satisfacción.

Decidí ser una mamá de tiempo completo y dedicarme al cien a mi hija. Pero de pronto  me perdí, no me reconocí y deje de lado muchas cosas que antes de ser mamá disfrutaba.  Me enfoque demasiado en ser la “super mamá yo lo puedo todo nadie me ayude todo está bien”, ¿les suena?.

Y no estoy diciendo que querer ser una mamá dedicada y presente para nuestro hijos esté mal, al contrario, ¡que maravilla!. Pero es fácil perder el rumbo y olvidarnos, olvidar que nosotras debemos ser nuestra prioridad para entonces si poder dar lo mejor a nuestros hijos.

Siempre digo que si yo estoy bien, puedo ESTAR PRESENTE y SER mejor mamá para baby  R, aunque a veces se me olvida y caigo en dejarme de lado y olvidarme de esto. Es un trabajo del día a día y siempre será un buen momento para hacer cosas para ti de nuevo, para procurar el autocuidado.

Entonces, si estás pasando por un momento en el que te olvidaste de cuidarte, de dedicarte tiempo y hacer actividades que goces y que le den paz y alegría a tu corazón.

Te quiero compartir 3 pasos que a mí me han funcionado.

1. Mírate al espejo y repite en voz alta. “Hoy decido que soy mi prioridad, que voy a cuidar de mí, que voy a hacerme el tiempo y espacio para hacer cosas únicamente para mí.” Haz este ejercicio todas las mañanas, al menos por 21 días seguidos.

2. ¡A tomar acción!, elige 1 actividad que ames y comienza a hacerla a partir de hoy. No tiene que ser algo muy complicado. Retomar el ejercicio, ir al cine, hablar por teléfono con una amiga, salir a caminar, darte un baño con aromaterapia, etcétera.

Por ejemplo a mi me encanta leer y sabemos que con una pequeña de 1.6 años puede ser difícil encontrar el espacio para hacerlo sin que te quiera quitar el libro. Entonces, puedo elegir leer 10 minutos en el tiempo de su siesta, o descargar un audiolibro y escucharlo. Sé creativa, puedes empezar con algo sencillo que puedas hacer en poco tiempo.

3. Sé constante. Te recomiendo agendar esta actividad todos los días (o al menos 3 días a la semana). El autocuidado es parte primordial de todo ser humano, a veces como mamás agendamos todo y entonces ya no queda espacio para nuestras actividades. Busca un espacio en esa lista de actividades y que se vuelva un tiempo sagrado. Recuerda que es tiempo invertido en ti, en tu paz y en tu salud física y mental.

Y pues, ¡¡siii!!, la maternidad es esto, es encontrarte con tus luces y sombras, es desconectarte para luego conectarte, es dejarte ser y fluir con el proceso y también es perderte un poco en el camino. Y es normal y esta bien.  Y es sano hablarlo y llorar si quieres llorar y reír y querer salir corriendo.

Esta bien no ser la mamá perfecta, porque eso no existe. Soy una mamá completamente normal, imperfecta, que se cansa, que se agoooota, que quiere cumplir metas y sueños y que de pronto no sabe ni para donde voltear. Y no pasa nada, siempre se puede retomar el camino.

¿Ustedes como van? ¿Qué hacen para balancear la vida de mamá y cuidar de ustedes?

About Tanya De la Rosa

Mi nombre es Tanya y soy health coach dedicada a ayudar a mujeres a mejorar sus hábitos de vida. Me encanta estudiar y aprender nuevas cosas todo el tiempo, llevo una alimentación basada en plantas desde hace 5 años y estoy convencida que al mejorar tus hábitos alimenticios, mejoras toda tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.